miércoles, 5 de marzo de 2014

POR LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES

                            Lírica y Bagui, rescatados del abandono y la indiferencia.  
El maltrato, las violaciones y el desamparo a los animales son actos aborrecibles en nuestra sociedad actual. El ser humano del siglo XXI ha desarrollado una gran empatía y respeto por los animales. Por eso, ver cómo se maltrata a un animal causa repudio, rechazo e indignación.

Los humanos, como seres superiores, tenemos la obligación moral de repudiar todos aquellos actos de crueldad que se producen como si fueran arte o deporte; o por falta de sentimientos y comprensión con los animales. No podemos tolerar las muestras de ensañamiento y placer, ni las perversas ventajas al infligir sufrimientos a los animales por seguir tradiciones medievales y de lo más repudiable, como las corridas de toros y la caza deportiva.

Por eso los actos malsanos de algunos al regodearse con el sufrimiento de los animales ofenden y causan repudio justificado en la mentalidad de las nuevas generaciones. Estos jóvenes reclaman que no haya más sangre derramada, que no haya más crueldad. 

Las nuevas generaciones están empeñadas en reclamar derechos para los animales, uno de los cuales es el derecho a morir dignamente. Parte de este despertar es el interés en los derechos de la mujer y del niño, así como el rechazo a las discriminaciones de cualquier tipo. Son parte de los reclamos para vivir en una sociedad más equilibrada, sosegada, en paz y sobre todo sin atropellos, violaciones ni agresiones. Es así que también se comienza a escuchar en todo el mundo, a miles de personas, pedir que se reconozcan los derechos de los animales.
                                     Vinces en el antirrábico, cuando era maltratado. Hoy goza de la libertad
Además los animales tienen capacidad de sentir dolor, sufrimiento, gozo, miedo, angustia y desconcierto. Entonces se puede concluir que los animales también deberían tener derechos.

Pero la principal necesidad de otorgar derechos (legales) a los animales viene de la conciencia intrínseca de justicia y moral del hombre y no de la “doctrina”. Así que al crear un código penal en donde se tipifique como sanción el maltrato, solo estaríamos cumpliendo con nuestra propia justicia y civilización.

Quedarse en la idea de que los animales no tienen derechos y solo son propiedad de las personas, me hace pensar en los días de la esclavitud, en que era inconcebible pensar que los negros serían reconocidos como ciudadanos. Los tiempos cambian y lo que ayer era rebatido  con la doctrina porque no pensar que mañana la conciencia mundial les concederá a los animales un derecho per se.
                                     Sumac, rescatada del antirrábico. Gracias, a la lucha de los animalistas
Digamos ¡Basta a la crueldad! ¡Perú, despierta de tu letargo! ¡Un país culto no debe hacerse cómplice de la indiferencia y el maltrato a los animales! 
Quedan invitados los que visten esta Galaxia. EVENTO DEL FB POR LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES
Este 7 de marzo a las 3:00 pm. se realizará una gran concentración en solidaridad a nuestros hermanos menores, por la penalización del maltrato a los animales