domingo, 14 de abril de 2013

FERDY PADILLA GARCÍA: EL PODER DE LAS FLORES


El alcalde de Jesús María, Enrique Ocrospoma, ha mostrado toda la debilidad de su autoridad municipal al presionar y perseguir sistemáticamente al vecino Ferdy Padilla García, ingeniero agrónomo de profesión, florista por pasión y ciudadano respetable de nuestro distrito. 

El último de una serie de abusos se produjo la tarde del viernes 12, cuando en un inusitado operativo, la policía nacional interviene a Ferdy Padilla saliendo de su casa. En vez de custodiarnos de la inseguridad que azota la ciudad, las fuerzas del orden ocuparon su tiempo en esperarlo pacientemente. Camuflados por la vida ordinaria, unos aparentaban leer el periódico aquí, otros simulaban conversar despreocupadamente allá. Y a las 03:30 p.m. cuando lo vieron pisar la calle, lo rodearon en un movimiento espectacular, como si fuera un delincuente.

A juzgar por el día y la hora, se buscaba que la detención en la DIRINCRI (cruce Av. Canadá y Vía Expresa) se extendiera todo el sábado y domingo a fin que para el lunes Ferdy fuere ya un espíritu quebrado. Han conseguido lo primero, pero por los pocos minutos que nos permitieron verlo en la celda hacinada, dudo mucho que el escarmiento haya surtido efecto.
Poco más de un año atrás, la floristería que él y su esposa tenían instalada en la avenida Gregorio Escobedo fue desalojada por parte del serenazgo, a pesar de contar con un convenio municipal que garantizaba su funcionamiento hasta el 2019, a pesar del respaldo decidido de los vecinos que juntaron más de mil quinientas firmas para mantener la góndola floral, y a pesar de la evidente inequidad frente al trato que reciben kioskos de periódicos, entre otros.
Ello no amedrentó a la familia Padilla, que alquiló un local comercial para su nueva floristería, donde ya cuenta con multas injustificadas por más de dos mil nuevos soles.

Pero ¿qué ha hecho este hombre para merecer tanta inquina del sillón municipal?

Simple y llanamente se atrevió a defender pacíficamente la intangibilidad de las áreas verdes de nuestro distrito. Armado de un megáfono y acompañado de un grupo de vecinos que ha ido incrementándose (y que, a no dudarlo, se ha multiplicado sustancialmente este fin de semana), dejaron horas de beneficio propio para dedicarse a romper la desidia vecinal.

A pesar de la presión, Ferdy nunca ha dejado de salir a las calles junto con los vecinos a reclamar la intangibilidad de nuestros parques. Prueba de ello lo podemos ver en diversos videos, fotos y declaraciones en prensa. La férrea constancia de Ferdy ha hecho que muchos vecinos tomemos conciencia de la importancia de nuestros parques.
Ferdy se opuso a la construcción de la estación de bomberos al interior del parque Los Próceres, violando la intangibilidad y meses antes cuestionó la tala y el maltrato del Campo Marte (echando cemento para la realización de MISTURA) y otras actividades más…

El alcalde Ocrospoma hace uso de su prepotencia y abuso de autoridad en contra de la comunidad, sin respetar la consulta popular. Me pregunto si acaso tenemos siempre que hacer uso de nuestros derechos: con marchas, vigilias, plantones,… y a cambio de ello, sufrir el acoso, presión, y persecución de estas malas autoridades, como es el caso de la familia Padilla.

Ante la prepotencia, los ciudadanos tienen una respuesta y no callan, ha madurado y ahora hacemos uso de nuestros derechos en las calles y las redes sociales. La familia Padilla agradece la pronta respuesta de los colectivos y activistas, porque apenas la noticia se dio y las fotos de Ferdy, esposado y de la vigilia en la puerta de la DIRINCRI, fueron publicadas, pidiendo la inmediata libertad de nuestro vecino, la noticia corrió como reguero de pólvora y rebotó en todos lados. Eso dice que nuestra sociedad no ha perdido su capacidad de indignación y solidaridad.

Alcalde Ocrospoma, escuche, ya no somos solo un grupo o un distrito, que le dice: Basta ya! Ahora somos todas y todos: La sociedad en conjunto, sin delimitaciones distritales, levanta su voz.
Ayer se realizó una caminata en la Residencial San Felipe, Jesús María. Y del distrito Miraflores vino el colectivo Salvemos Nuestro Parque Kennedy a unirse a nuestra causa y hacer un solo frente porque los árboles y parques no conocen de fronteras distritales; ellos solo conocen de la sonrisa de los niños, del paseo de nuestros ancianos, de los encuentros de los enamorados, y del aire que respiramos.

Entre los integrantes miraflorinos me reencontré después de varios años con Alfredo Lossio, activista ecológico. Al  estrecharnos la mano, me di cuenta que los sueños no mueren; años atrás salíamos a las calles en defensa de los parques y anoche esa misma causa nos volvía a unir. Estamos en diferentes distritos pero la misión es la misma. Hoy acude junto con su colectivo en apoyo de otro vecino activista ecológico como ellos. Nos fortalece saber que un árbol no conoce de DNI.

La caminata terminó frente a la DIRINCRI. Pude entrar con uno de los vecinos a ver a Ferdy, y se me partió el corazón verlo en esas condiciones terribles y mucho más siendo un acto injusto. Está en un pequeña celda, hacinado con más de cuarenta requisitoriados, así que guardé mis sentimientos para darle aliento y decirle, Ferdy, NO estás solo.

Pero me encontré con un hombre fuerte, sonriente, con la moral alta como  uno de los robles que defiende. Y me dijo: Esto me dice que hago lo correcto y no dejaré mi lucha!
Inmediatamente me di cuenta que Ferdy, se había convertido en el líder en ese lugar, porque así como él, hay otros también injustamente detenidos y Ferdy, les levantaba la moral. Todos querían tomarse una foto con él y entre risas y buenos deseos para todos nos despedimos.

Alrededor de la casa y negocio de la señora Liz, esposa de Ferdy, hay policías municipales filmando y tomando fotos a los que salimos y entramos a su casa. ¿Qué es esto? ¿Acaso el alcalde Ocrospoma de esta manera ahora busca amedrentarnos? PERO LE DECIMOS: EL MIEDO SE ACABÓ, LA RESIDENCIAL SAN FELIPE, JESÚS MARÍA, TE REPUDIA Y LOS ÁRBOLES TAMBIÉN.

Flexiones finales:

Hago un llamado a la comunidad en general, a las asociaciones civiles, a los jueces justos, a los colectivos, a todos aquellos que se identifiquen por la libertad de Ferdy Padilla García. Juntos todas y todos pondremos alto a las pretensiones de los malos alcaldes que depredan nuestros jardines y violentan la intangibilidad de nuestros parques y que haciendo uso y abuso de su poder amedrentan a personas decentes como Ferdy.