domingo, 17 de julio de 2011

JUAN MILLA JARA Y SU PINTURA NEO-INDIGENISTA

Juan Milla Jara, definitivamente es uno de los nuevos grandes maestros de la pintura peruana. Siendo ancashino su mundo está marcado por los elementos andinos; sin embargo su búsqueda personal de un estilo propio, sustentada en la formación académica del artista (formado en la Escuela nacional de Bellas Artes) y su vocación experimental, ha mantenido a su arte siempre vital y moderno.




Sus pinturas pueden resultar temáticamente afines con las de los indigenistas de las década de 1920 y 1930 (Sabogal, Codesido, Brent), pero hay en ellas una mayor y más determinante presencia de la cosmovisión y los mitos andinos. Tal vez habría que calificar a esta pintura de “neo-indigenista”, un término que se ha usado para diferenciar a la narrativa indigenista a partir de José María Arguedas de la de los indigenistas de primera generación (Enrique López Albújar, Ciro Alegría).



La renovación del indigenismo planteada por Milla Jara se da en todos los aspectos de la pintura. Formalmente, hay un evidente afán de experimentar con la luminosidad y el color, a través de técnicas que remiten a las obras de los principales posimpresionistas, especialmente Van Gogh y Monet: la materialidad de la pincelada, los trazos corridos, la brillantez de los colores, y la original combinación de colores precolombinos, pasteles puros primarios y hasta complementarios. Por eso sus cuadros “cobran vida”, pues los colores brillantes y vibrantes parecen saltar de la superficie plana que los contiene.

Los objetos y seres que encontramos en estos cuadros son siempre elementos sustanciales de la vida cotidiana del hombre andino: vegetales (tubérculos, frutas) aljos (perros peruanos), andenes y escaleras, instrumentos musicales, danzantes, etc. Todos ellos se integran a un fondo también vibrante y colorido, conformado por el cielo azul, las estrellas, las constelaciones, los cerros tutelares, etc. Así, el conjunto adquiere siempre un carácter cósmico, relacionado íntimamente con los mitos y la visión del mundo propia de la cultura andina.



Milla Jara maneja algunos elementos formales de una manera sumamente personal. Los colores y la peculiar perspectiva de algunas imágenes nos remiten a un universo mágico, dinámico, cinético, vibrante, cósmico. Es ahí donde se plasma la visión personal del artista, la fusión del mundo espiritual y material como una unidad que fluye constantemente en armonía; una unidad en la que se expresa la subjetividad del artista, sus emociones y su mundo psíquico en general. Plasmarla artísticamente sin dejar de lado la fidelidad al ancestral mundo andino es uno de los mayores logros de esta obra siempre en constante evolución y que ya ha alcanzado un notable grado de madurez.

Maoli Mao




5 comentarios:

michael dijo...

me encantan los cuadros del Maestro Milla, espero que pronto pronto se puedan apreciar sus cuadros en una exposición individual...

Maoli Mao dijo...

Sus cuadros y estilo son únicos, en agosto tendrá una exposición individual y estaré anunciándolo vía FB. Saludos, Michael.

Maoli Mao dijo...

Sus cuadros y estilo son únicos, en agosto tendrá una exposición individual y estaré anunciándolo vía FB. Saludos, Michael.

Hiroshi Tao dijo...

Mis Felicitaciones por estos Cuadros tan Preciosos Se que muy pronto sera reconosido mundialmente .

Saludos Sñr. Milla .

Hiroshi Tao dijo...

Y Tambien Felicito Porque tus reconosimientos En muchos Paices.

Saludos