martes, 20 de julio de 2010

ELOY JÁUREGUI: POETA y PERIODISTA (Segunda parte)

Como recordarán en la primera parte de esta entrevista hablamos con Eloy sobre su casa y sus afectos. En esta foto podemos ver algunas de las cosas mencionadas en esa primera parte.

… creamos un círculo literario. Tenía admiración y leía a Ribeyro, Reynoso, Arguedas.

Su padre tenía una librería donde sus amigos iban, no a comprar los libros sino a pedirlos prestados. El padre de Eloy los compartía generosamente, con la única condición de que los devuelvan intactos.

Era 1968, cuando su padre compró un departamento en la Residencial San Felipe, Jesús María. De Surquillo a la Residencial fue un cambio para ellos bastante drástico, de un barrio lleno de vida “lumpen”, pasaron otro de clase media alta, con culturas muy diferentes. Sin embargo, la Residencial de ese entonces estaba llena de “fumones”.

Algunos de los más importantes escritores peruanos de entonces eran amigos de su padre. Se reunían en su casa, hablaban de comunismo e ideas marxistas, y también con ellos compartía sus libros. Su padre importaba libros "izquierdistas" (comunistas, socialistas) de Marx, Lenin y Mao. Esos libros eran en ese entonces comunes no sólo en el Perú, pues se difundieron bastante después de la revolución cubana. El padre de Eloy conoció a Javier Heraud, Marco Martos, César Calvo; con algunos de ellos incluso mantuvo estrecha amistad.


Flashback: Eloy tenía ocho años y no sólo ya le gustaban las mujeres, también era el cupido de sus amigos mayores de (12,13).

Me paraba en una esquina a esperar a las futuras enamoradas de mis amigos mayores, con una carta o un mensaje en la mano. Así uní a varias parejitas.

Ya en San Felipe

Tenía 14 años cuando en la Residencial comienzo a beber ron “a forro” y a fumar marihuana. Tomaba desde el día hasta la noche; no sé cómo era buen estudiante.


Paseando por la Residencial conocí a una chica rica, de cabellos castaños, flaca, alta, espigada y guapa, como de 20 años. Solía conversar con ella casi al atardecer; ella me veía como un muchacho avispado y conversador. No pensé que ella sería mi pareja, pero nos amarramos en una pasión tremenda. Yo, chibolo, no sabía mucho…

Me quedé pensando si sería alguna vecina mía, ya que vivo también en la Residencial San Felipe. Han pasado muchos años, pero la vida tiene cosas extrañas, caminos y llegadas que a veces originamos con el pensamiento. Por eso no me sorprendió mucho descubrir a esa novia de la niñez de Eloy. ¡Las casualidades que tiene la vida! Para abreviar, no contaré cómo y en qué circunstancias la conocí, y sobre todo cómo es que esta novia me contó su romance con Eloy.

Efectivamente, los años han pasado pero sigue siendo una mujer bella, alta, espigada ... y me confesó que aún está enamorada de Eloy. Pensé en los versos finales de un poema mío ("Una nota bajo la almohada")

... el olvido es aparente
y el tiempo reconciliable
cuando no existió nadie
que te haga olvidar.



Ser maestro de la Universidad de Lima es para Eloy algo que lo reconforta cada día. Enseña para que sus alumnos sean mejores que él: es una recompensa que espera.

Ser periodista es una suerte. No es algo que busqué, porque lo mío es la enseñanza.

Todos sabemos, que Eloy Jáuregui es un buen periodista. Ha trabajado en televisión y es muy reconocido en este campo. Ahora se desempeña como columnista en varios medios escritos. Pero desde muy pequeño se aficionó a la poesía. Ya en el colegio quedó en tercer lugar en un concurso de poesía.

A los 17 años conocí al grupo HORA ZERO: Jorge Pimentel, Juan Ramírez Ruiz.

Eloy: ¿cuáles son tus narradores y poetas?

Romualdo, Valcárcel, poetas sociales, Eielson, Belli y Bendezú. Era poesía para rebeldes e iconoclastas, rebeldes “por ADN”. El nexo con Romualdo, Valcárcel, Juan Gonzalo Rose y tantos otros escritores era mi padre. Todos ellos influenciaron en su vida. Era un honor tener a todos estos poetas sociales en mi casa, por una causa política.

Hablamos de tantas cosas. Eloy es una persona maravillosa y hasta tiene su blog propio y cuenta de Facebook, como cualquier chico de hoy en este mundo globalizado. Eloy además tiene una gran paciencia. Ese día lo llamaron varias personas para entrevistarlo y del diario, para que entregue su columna deportiva. Y se sentó a escribir.



Pero yo recién estaba aprendiendo a manejar esa cámara. ¡Qué rebeldía de cámara! ¡No me salían las fotos! Mis tomas fueron un desastre: hice como cien fotos y sólo salieron 3. :(



Eloy tan preocupado por su trabajo ¡Y yo fastidiando! Ay, Eloy, gracias por tu paciencia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Maoli, qué buena entrevista amiga. Vale la pena hacer una pausa y detenerse con personajes tan fuera de lo comùn como el periodista y escritor Eloy Jáuregui. Te felicito y seguimos con espectativa tus recorridos.
Saúl

Maoli Poeta dijo...

Gracias Saúl!
Eloy es todo un personaje, amable, sencillo, Sí realmente fuera de lo común, como dices Tu.
Un abrazote
Gracias nuevamente, a los seguidores de esta Galaxia